Ir al contenido

Avoid Foot Injuries

Si los pies no tienen el soporte correcto —o se deslizan hacia atrás o hacia adelante en los zapatos— fácilmente pueden sufrir una tensión anómala. Ello se traduce en una tensión anómala también de los músculos y tendones de los pies. A largo plazo, puede provocar lesiones de rodilla, cadera y espalda.

Los problemas en los pies a menudo se desarrollan de forma lenta e insidiosa. Además, las posibilidades de desarrollar problemas en los pies aumentan con la edad. Los problemas más habituales en los pies son los de piel y uñas, así como el dolor y las lesiones producidos por esfuerzos y tensiones anómalas.

Las lesiones de pie, rodilla y espalda ocasionan la mayor parte de los días de baja.
Dicho de otro modo, el calzado de seguridad correcto marca una gran diferencia.

Lars Eghamn, ingeniero ortopédico

¡AY, DUELE!
El pie tiene una ardua tarea y hay muchas cosas que pueden salir mal.
Los problemas en los pies pueden ser incapacitantes y a menudo muy dolorosos. Pero no se preocupe, hemos enumerado las lesiones más comunes y explicamos cómo tratarlas.

FootStop Service

Escaneos detallados de sus pies, en cuestión de segundos.

Más información sobre FSS

ESPOLONES CALCÁNEOS

Bajo el talón hay una almohadilla de grasa que actúa como amortiguación. En el interior del talón hay una pequeña almohadilla de grasa rodeada de tejido para mantener unido el talón y proporcionar la máxima amortiguación al caminar o correr. Si la almohadilla de grasa se comprime debido a cargas pesadas, el tejido graso se desliza hacia los lados y el efecto de amortiguación se reduce. Esto es lo que llamamos espolones calcáneos.
Un espolón calcáneo puede detectarse en una radiografía y tiene el aspecto de una proyección ósea. La proyección suele desarrollarse junto con una inflamación de la fascia plantar. Un signo claro de una almohadilla de grasa comprimida en el talón son las grietas en la parte posterior de este.

Tratamiento:
Compruebe su calzado y asegúrese de que ofrezca estabilidad a su talón. Alivie la presión en el talón con una plantilla amortiguadora. Examine el aspecto del pie; ¿qué aspecto tiene el arco? ¿Hay una pronación excesiva? Una plantilla personalizada con un correcto soporte del arco ayudará a distribuir la presión de forma más uniforme por toda el área del pie y a disminuir la presión sobre el talón. Frote el talón y la zona sensible. Si el dolor persiste, consulte a un experto.

ATRAPAMIENTO DEL NERVIO

Los dedos de los pies no solo intervienen en el empuje al dar un paso, sino que junto con los ligamentos mantienen la forma del arco transversal en el inicio de las articulaciones de los dedos. Cuando los músculos y los ligamentos no sostienen el arco, se produce un descenso del arco del antepié, lo que provoca que el nervio entre el tercer y el cuarto dedo del pie quede apretado entre los huesos de este.
Esto significa que en cada paso se puede experimentar un dolor persistente. Para elevar el arco del antepié, la plantilla debe complementarse con una almohadilla para el antepié que ayude a elevar el arco. Muchas veces se produce un atrapamiento del nervio en combinación con una pronación excesiva.

Tratamiento:
Compruebe el arco del pie y el movimiento (pronación) de su pie para que su plantilla le proporcione el apoyo correcto del arco. Consulte a un experto si el dolor no desaparece después de tres semanas.

ESGUINCE DE TOBILLO

El esguince de tobillo es, con diferencia, la lesión más común que sufren los deportistas, pero también es muy frecuente sufrir un esguince de pie en el trabajo. Es muy fácil sufrir un esguince de tobillo cuando se trabaja en superficies irregulares o resbaladizas.
Síntomas:
Dolor e hinchazón en el tobillo y alrededor, generalmente en la parte exterior con decoloración.

Tratamiento:
Aplique presión y frío y mantenga el pie en alto. Tratamiento adicional con aumento gradual del movimiento, la fuerza, el equilibrio y el entrenamiento de la coordinación. Una tabla de equilibrio es una buena herramienta de rehabilitación. El vendaje y el soporte del tobillo pueden utilizarse al volver a realizar actividades y a trabajar. Compruebe la estabilidad del calzado y considere alternativas de calzado con mayor soporte en el tobillo.

TENDÓN DE AQUILES

El dolor y la hinchazón indican que el tendón de Aquiles está inflamado. La inflamación del tendón de Aquiles puede producirse al hacer ejercicio en climas fríos, al entrenar en superficies duras, al llevar unas zapatillas diferentes o al correr cuesta arriba. Si se produce un engrosamiento del tendón de Aquiles, existe el riesgo de que se produzca una tendinitis crónica, que puede requerir una intervención quirúrgica posterior. Si el tendón de Aquiles ya muestra signos de engrosamiento, debe ponerse en contacto con un médico o fisioterapeuta.
Los deportistas que tienen arcos altos tienen un mayor riesgo de padecer tendinitis de Aquiles, así como los que no estiran el tendón de Aquiles antes y después del entrenamiento.

Tratamiento:
Absténgase de realizar actividades si el dolor se vuelve más intenso. La inflamación debe tratarse con masajes u otras medidas de rehabilitación. Intente elegir otra actividad durante un tiempo, como la natación o el ciclismo. Siempre se recomienda estirar el músculo de la pantorrilla y el tendón de Aquiles.

LESIONES POR ESFUERZO

Por lesión por esfuerzo se entiende que el pie se ha utilizado de forma inadecuada durante mucho tiempo, es decir, que se tiene una postura biomecánica incorrecta. Las superficies duras y los movimientos repetitivos en el trabajo suelen ser la causa de las lesiones, aunque en los últimos años se ha producido una mejora considerable. Esto se debe a la mejora del calzado y al hecho de que las empresas y las políticas de salud en el trabajo son mejores a la hora de prevenir las lesiones asegurándose de que los empleados llevan el calzado adecuado.

Tratamiento:
Para las lesiones por esfuerzo se recurre a técnicas ortopédicas que utilizan almohadillas personalizadas que alivian las zonas doloridas y corrigen la postura defectuosa del pie.

Plantillas JALAS® Neutraliser

La necesidad de plantillas ortopédicas diseñadas individualmente en muchos casos puede evitarse mediante el uso de plantillas JALAS® Neutraliser, disponibles para arcos de pie bajos, medios y altos.

Ir a las plantillas JALAS

About cookies on this website

This website uses cookies to improve your experience, for you to be able to share material on social media and for us to be able to measure the traffic on the website and display customized ads based on your surfing habits. By clicking on I ACCEPT, you agree that Ejendals and their partners use cookies. If you want to know more or if you want to change your cookie settings, you can go to the cookie policy at any time.