Conformidad con REACH

Ejendals cumple estrictamente los requisitos y las normativas recogidos en la legislación REACH (Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas). REACH es una normativa de la Unión Europea adoptada para mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a los riesgos que pueden entrañar los productos químicos. También fomenta el uso de métodos alternativos para reducir el número de ensayos con animales.

REACH se aplica a todas las sustancias químicas y a lo largo de toda la cadena de suministro; no solo a las que se utilizan en los procesos industriales, sino también en nuestra vida cotidiana, por ejemplo, en la ropa. Hace que las compañías sean las responsables de la seguridad por los productos químicos que comercializan.

Para cumplir la normativa, Ejendals debe identificar y gestionar los riesgos relacionados con los productos que comercializamos en la UE. Debemos demostrar a la ECHA de qué modo se utilizan las sustancias de una forma segura, y comunicar las medidas a los usuarios finales.

Las sustancias de muy alto riesgo (SVHC) quedan cubiertas por la legislación REACH. Una sustancia candidata se incluye como SVHC además de considerarse especialmente peligrosa. Los consumidores tienen derecho a estar informados de las sustancias candidatas. Hay también listas de sustancias que se consideran especialmente problemáticas y que deben eliminarse gradualmente o que tienen establecidos unos límites máximos.

La Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA), con sede en Helsinki, es la autoridad reguladora que hay detrás de REACH. ECHA ayuda a las empresas a cumplir la legislación, contribuye a un uso seguro de los productos químicos, proporciona información sobre las sustancias químicas y se ocupa de las sustancias químicas que generan más preocupación.