Ergonomía

Los problemas en los pies a menudo se desarrollan de forma lenta e insidiosa. Además, las posibilidades de desarrollar problemas en los pies aumentan con la edad. Los problemas más habituales en los pies son los de piel y uñas, así como el dolor y las lesiones producidos por esfuerzos y tensiones anómalos.

Si los pies no tienen el soporte correcto —o se deslizan hacia atrás y hacia delante en los zapatos— fácilmente pueden sufrir una tensión anómala. Ello se traduce en una tensión anómala también de los músculos y tendones de los pies. A largo plazo, puede provocar lesiones de rodilla, cadera y espalda.

Evite estos problemas y lesiones mediante la elección del calzado de la talla correcta. Escoja un zapato que tenga un efecto amortiguador.

La necesidad de ortesis diseñadas individualmente en muchos casos puede evitarse mediante el uso de plantillas JALAS® Neutralizer, disponibles para arcos de pie bajos, medios y altos.